Los miembros del Senado de los Estados Unidos han pedido al Departamento de Comercio del gobierno que cree una solución de carga universal para el público que ayude tanto a los usuarios como al planeta.

Los firmantes de la carta, entre los que se encuentran conocidos demócratas como Elizabeth Warren y Bernie Sanders, quieren que el DoC "desarrolle un plan integral que proteja a los consumidores y al medio ambiente abordando la falta de un cargador común entre los dispositivos móviles".

Los legisladores señalan que el 40% de los estadounidenses no han podido encontrar un cargador para utilizar cuando lo necesitan, en más de una ocasión, y que la vuelta a una solución única debería ayudar a ello. También afirman que los residuos electrónicos generados por la eliminación y sustitución de estos cargadores provocan más toxinas en el agua, contaminan el suelo y degradan la calidad del aire. En Estados Unidos se generan 11.000 toneladas de residuos electrónicos al año.

En la carta firmada conjuntamente, los senadores elogian a la UE por haber tomado estas medidas y aconsejan a Estados Unidos que se suba al carro.

Escriben: "La política de la UE tiene el potencial de reducir significativamente los residuos electrónicos y ayudar a los consumidores que están cansados de tener que rebuscar en cajones llenos de cargadores enredados para encontrar uno compatible, o comprar uno nuevo. La UE ha actuado sabiamente en favor del interés público al enfrentarse a las poderosas empresas tecnológicas por este problema de consumo y medioambiental. Estados Unidos debería hacer lo mismo".

La UE ha decidido que todos los nuevos dispositivos móviles comprados dentro del bloque deben tener cargadores USB-C para finales de 2024. Hasta ahora, el Reino Unido dice que no tiene planes de seguir su ejemplo. Los avances son lentos en Estados Unidos, así que no esperaría nada antes de 2073 aproximadamente.