Aunque su división de proyectos y tecnologías avanzadas pasó a manos de Google cuando Motorola fue vendida a Lenovo en 2014, la empresa se las ha arreglado para mantenerse a la vanguardia de la industria de la telefonía móvil, con su tercera generación de teléfonos plegables, un clamshell de la marca Razr cuyo nombre en clave es Maven, que debutará a finales de este año. Y además de trabajar en otro plegable, un sucesor de Maven con nombre en clave Juno, la empresa está en las primeras fases de desarrollo de un dispositivo aún más ambicioso: el llamado teléfono enrollable conocido internamente como Felix.


Como categoría, los teléfonos enrollables están todavía en pañales: OPPO ha desarrollado un concepto de teléfono que llama X 2021, y LG, antes de abandonar el negocio de los teléfonos inteligentes el año pasado, estuvo muy cerca de lanzar un teléfono conocido simplemente como LG Rollable. Pero Felix difiere significativamente de esos dos proyectos, en los que un teléfono inteligente de tamaño estándar y orientado al retrato se expande horizontalmente a medida que la pantalla flexible se despliega para hacerse más ancha y adoptar así una forma más parecida a la de una tableta en orientación horizontal.

En el primer intento de Motorola con la tecnología enrollable, el dispositivo se expande verticalmente, con aproximadamente un tercio de su pantalla, cuando es compacto, envuelto en un eje en la parte inferior y orientado hacia atrás. A continuación, la pantalla motorizada se despliega para hacer que el teléfono en general sea más alto, no más ancho, como en los casos de los dispositivos de OPPO y LG.


Desde el punto de vista conceptual, parece seguir la adopción de la tecnología plegable por parte de Motorola: mientras que otras empresas han empleado principalmente las pantallas plegables para permitir que los teléfonos de tamaño normal aumenten de tamaño, la línea Razr de Motorola se ha concentrado estrictamente en hacer que esos teléfonos del mismo tamaño sean más fáciles de llevar en el bolsillo.

Hay algunas advertencias importantes aquí, siendo la más destacada que Felix está todavía en etapas muy tempranas de desarrollo. De hecho, el software que se está diseñando para él -habilitado por una nueva capacidad de Android 12 para seccionar una sola pantalla contigua tuvo que probarse inicialmente en un Edge 30 Pro modificado, porque Motorola no tenía todavía un prototipo de hardware que funcionara. Así que es seguro decir que Felix está al menos a un año de distancia de la venta al público, si no es que un poco más.


Y, por supuesto, dado que los planes siempre están sujetos a cambios, es posible que adopte una forma totalmente diferente, o unas características distintas, antes de su lanzamiento, o que se considere insostenible para el mercado.