Las cargas en los smartphones han ido revolucionando al pasar el tiempo, y, si bien han existido modificaciones y algunos fabricantes se estancan en cargas más que lentas o promedio, algunos otros tienen la iniciativa de innovar en el sector, priorizando el tiempo de carga ante el consumo de las baterías.

Realme, Oneplus y OPPO están comentandose a pasos agigantados en la industria siendo los actuales portadores del estandarte "calidad-precio" con equipos que ofrecen características más que interesantes a precios casi increíbles.

Un reporte emitido por my drivers ha revelado que los flagship de las tres marcas antes mencionadas contarían con una carga rápida de 125W, con un propósito en común; establecerlo como un estándar en las gamas altas de 2022.

¿Cómo lograr esto?

Sencillo, las marcas buscan emular o imitar los aspectos que innoven en el sector, por ejemplo, la tendencia del notch, adoptada durante el 2017 y 2018 por muchas de las marcas, que predura actualmente con apple, la cuestión deriva en que si esto tiene efectos retroactivos y se imitara a lo expuesto por las marcas emergentes. Los usuarios estarían encantados de tener como mínimo 50W en sus terminales y en sus marcas favoritas, por otro lado, 125 W. Es un parámetro algo alto que muchos competidores no estarían dispuestos a adoptar al corto plazo, es decir, a algunas marcas les cuesta dejar los 20-30 W.

Si bien, el estándar de 65 W previamente adoptado por estas marcas sigue siendo enorme para los equipos de nuestros días, esto sería la minima de los gama de entrada.

La velocidad de carga estaría de la mano con nuevos estándares de baterías, no se mencionaron amperajes pero se espera que estén por en cima de los ya conocidos ¿7000 mAh?. Es probable.‌

Sabemos también que el hecho de que este avance en la tecnología implica algunas fallas como consumir significativamente el curso de vida de las baterías de los teléfonos, sin embargo, se espera alguna solución pronta o mejoras consistentes en regular el consumo y la carga. Sólo el tiempo lo dirá.